¿Cómo descubrir si eres un adicto al sexo?

 En Psicología

Por lo general, las adicciones tienen un papel dominante sobre quien las padece. Son difíciles de aceptar y en la mayoría de casos requieren de ayuda profesional para poder afrontarlas. La adicción al sexo no es una excepción, aunque suele ser más difícil de detectar, lo que tiene en común con cualquier otra es el grado de dependencia y el malestar que supone cuando no se satisface la necesidad. Veamos a continuación cómo puedes darte cuenta de esta adicción.

Disfrutar de nuestra sexualidad y las relaciones sexuales es algo que nos genera placer. Cuando la sexualidad es saludable se disfruta de forma recíproca con la otra persona. El sexo es algo natural y contribuye a nuestro bienestar.

¿Cuándo se convierte en una adicción el sexo?

Hay personas que necesitan tener relaciones sexuales de forma compulsiva, de forma constante y sin importar cómo ni con quién se tenga. Esto genera una necesidad y ansiedad incontrolable. Que es la que se puede apreciar en cualquier otra adicción.

Por supuesto, la adicción al sexo no es algo que pueda vislumbrarse al comienzo, esto supone un desarrollo, donde cada vez va siendo más evidente. Quien sufre de esta adicción se va dando cuenta que de alguna manera está enganchado y es capaz de cualquier cosa por satisfacer su necesidad inmediata. Hasta saltarse las normas y la ley para conseguirlo. Hay que tener en cuenta que en el cerebro la sensación es parecida a tener el “mono”.

Estas son algunas de las características que se cumplen en las personas que tienen adicción al sexo.

  • A cualquier persona de tu entorno o que ves por la calle te la imaginas en situaciones sexuales. En otros contextos no tienen ninguna importancia.
  • Al terminar las relaciones sexuales te sientes vacío y con la misma culpabilidad que en las anteriores ocasiones. Sin embargo, no puedes evitar volver a repetirlo una y otra vez.
  • El impulso sexual es muy fuerte y no puedes controlarlo. Cuando sientes las ganas tienes que hacerlo en cualquier momento y con cualquier persona.
  • La ley o las normas morales no son un impedimento para que tengas las relaciones sexuales que necesitas, ya que eres capaz de cualquier cosa.
  • En tu día a día todo lo relacionas con el sexo, pensando constantemente en las relaciones sexuales, y a la hora de ver contenido audiovisual prefieres ver porno.

¿Cómo se produce la adicción al sexo?

El origen de esta dependencia y adicción es muy diferente dependiendo de cada persona. En algunos casos tiene un origen social, por haber sufrido maltratos, traumas o abusos. Mientras que por otro lado, también puede tener un origen biológico en relación a un trastorno como puede ser el TOC.

Que te guste el sexo, lo disfrutes y tengas etapas en las que pienses más sobre tu necesidad de tener sexo no te convierte en un adicto sexual. Tampoco importa que lo practiques con mucha frecuencia, eso no te va a generar la adicción. Lo importante como hemos destacado anteriormente para saber si tienes una adicción al sexo son las formas en que lo practicas y las consecuencias una vez que lo has tenido.

Si te sientes identificado con los síntomas que hemos descrito es importante que obtengas ayuda cuanto antes, ya que las adicciones van en aumento, por lo que dejar pasar el tiempo acaba siendo contraproducente. Necesitas de un gran esfuerzo, voluntad y ayuda profesional para llegar a remitirlas. Sobre todo, porque hay que ver cuál es su origen, y en función de ello, emplear diversas estrategias. Un psicólogo especialista en adicciones o sexología puede ser tu mejor guía para que te enfrentes a la adicción al sexo.

Publicaciones Recomendadas