MIEDO A SALIR A LA CALLE: Qué es el síndrome de la cabaña

 En Noticias

Como bien sabemos hay fobias de todo tipo, aunque unas son más limitantes que otras. El miedo a salir a la calle se conoce como sindrome de la cabaña, y es más común de lo que pensamos. Sobre todo por el confinamiento que hemos vivido debido al Covid-19.

En algún momento de nuestras vidas todas las personas estamos expuestas a padecer algún miedo irracional que nos incapacite para afrontar nuestra vida cotidiana. Hay circunstancias que
desencadenan estos miedos, produciendo unos síntomas muy característicos que nos impiden hacer nuestras actividades de la vida diaria.
Estos últimos meses hemos vivido unas circunstancias particulares e inéditas. Esto ha generado mucha ansiedad y tensión en la mayoría de personas. Y muchas de ellas están experimentando el
miedo a salir a la calle. A continuación, vamos a ver en qué consiste el sindrome de la cabaña. Los psicologos antequera ya están atendiendo a pacientes que sufren de este síndrome.

¿Qué es el sindrome de la cabaña?
Ahora mismo tras el confinamiento muchas personas dicen sentir miedo a salir a la calle, llegándoles a producir pánico. ¿A qué se debe esto? Han sido casi 50 días sin poder salir a la calle, y cada día hemos recibido mensajes de lo peligroso que es, y hemos estado viendo la cantidad de personas que moría cada día. Bajo este contexto se ha creado una especie de psicosis.
El sindrome de la cabaña no es una patología, es más bien un estado de ánimo, emocional y mental. Se ha comprobado mediante investigaciones que tras pasar mucho tiempo en una reclusión forzada
se tienen muchas complicaciones para volver al estado previo al confinamiento.Durante la desescalada, nuestra psicologa antequera nos comenta que son muchas las personas que sienten esta dificultad de volver a salir a la calle con normalidad, y que suelen experimentar los síntomas propios del miedo, la fobia e incluso el pánico. “La casa ahora mismo es el lugar que más seguridad nos garantiza”.
Una de las causas principales es la incertidumbre de pensar que en cualquier momento nos podemos contagiar, y esto deriva en un miedo intenso para muchas personas. La información que nos llega es un arma de doble filo, ya que por un lado nos ayuda a sentirnos mejor y disminuir la incertidumbre, pero por otro lado alimenta nuestros pensamientos catastrofistas, aumentando la ansiedad.
Hacer frente al sindrome de la cabaña Para sobrellevar esta situación lo mejor posible es necesario aumentar las dosis de objetividad, y aplicar el sentido común en todo momento. Ya que no se trata de no tener miedo, esto es algo lógico, sino de razonar lo que está ocurriendo y entender que podemos hacer todo lo posible dentro de nuestras limitaciones.
Los miedos nos generan una gran ansiedad y limitan nuestra capacidad para entender las cosas y razonarlas. Es necesario por lo tanto aprender a relajarse y razonar siempre que se pueda. La forma de reducir el miedo es afrontándolo y reconociéndolo. No es necesario obligarse, cada uno tiene que ir a su ritmo. Lo importante es sentirse preparado, por eso no es conveniente que nadie nos obligue y nos fuerce a tener que salir. Paulatinamente hay que ir saliendo y enfrentándose a la realidad. De esa manera irá disminuyendo la ansiedad a cada paso que vamos avanzando.

Durante este periodo de tiempo hemos adquirido muchos aprendizajes, es bueno que pensemos en ellos y los sigamos aplicando. De forma gradual y con ayuda de un especialista podemos adaptarnos a la nueva realidad acercándonos cada vez a nuestra vida, aunque sea distinta a la que era antes.

Más Vida Psicólogos – Gabinete de Psicología

Publicaciones Recientes