Saber si estamos sufriendo de Gaslighting

 En Psicología

Quizás hayas podido escuchar frases como “Estas loco/a” “Eso no me lo habías dicho” cuando intentamos quejarnos ante un comportamiento que no nos gusta de nuestra pareja y/o personas cercanas. Si te ha pasado esto deberías de saber qué es el “Gaslighting” o “Luz de gas” y el por qué es una forma de abuso emocional.

¿Qué es el Gaslighting?

En español es conocido como luz de gas, aunque el termino anglosajón es el más conocido.  Es una estrategia de manipulación que consigue hacer dudar a la víctima de su propia memoria y/o juicio. Manipulando la realidad de la víctima.

No es exclusivo en las relaciones de pareja. Ya que esto también nos puede ocurrir en nuestro entorno laboral o en familia.

Uno de los casos más comunes es cuando en una discusión o conversación sacamos un tema del pasado, del cual nos acordamos muy bien o eso creemos, y la otra persona nos dice que “eso no fue así”. Esto de primeras puede parecer que simplemente diferimos de opinión o simplemente uno de los dos no se acuerda bien. El problema es cuando la otra persona impone su opinión y ocurre continuamente. Hasta el punto de que ya no nos fiamos de nosotros mismos y dudamos de todos nuestros recuerdos.

Un ejemplo puede ser que nuestra pareja nos eche en cara que no le mencionamos que tal día íbamos a salir con unos amigos. Pero tu te acuerdas perfectamente del día en el que se lo dijiste. Cuando le respondemos que si se lo hemos dicho nos responde con que estamos equivocados/as y que eso nunca ha pasado.

También puede pasar que siempre nos digan seamos muy exagerados/as al hablar de nuestros sentimientos o de las cosas que nos molestan de la otra persona. Al igual que también nos pueden responder que simplemente era una broma, cuando algo nos ha sentado mal. Ahí creemos que la culpa la tenemos nosotros/as por ser tan sensibles.

Saber si estamos sufriendo de Gaslighting

Cómo detectar que estamos sufriendo de Gaslighting

Esta forma de manipulación se caracteriza por ser muy sutil. Tanto que muchas veces es difícil de identificarla. A continuación, os daremos unos consejos para poder detectarla:

  • Te sientes confundido/a

Empiezas a desconfiar de todos tus pensamientos. Por lo que solamente te fías de lo que la gente diga o piense. Dejamos a un lado nuestro criterio propio, ya que nos han repetido continuamente que siempre estamos equivocados/as o locos/as. Incluso creemos que podemos tener algún tipo de problema con nuestra memoria.

  • Baja nuestra autoestima

Debido a un continuo menosprecio de nuestros sentimientos o emociones creemos que no valemos nada. Llegamos a sentir que solo causamos problemas a nuestras personas cercanas por cómo sentimos. Somo el culpable de todo. También empezamos a dejar de expresarnos por no resultar pesados/as, ya que lo exageramos todo.

Saber reaccionar antes una situación así

Es difícil salir de una relación de abuso, sea psicológico o físico. Por lo que no debemos de sentirnos mal por haber estado en una relación así o por no saber salir. Depende mucho de cada persona y de su circunstancia.

Lo primero es importante que dejes de intentar agradar siempre a todo el mundo, si algo no te parece bien debes de decirlo y defender tu opinión. Si siempre le damos la razón al resto de la gente por intentar evadir algún tipo de problema, estamos haciendo que se aprovechen de nosotros. No es cuestión de ser testarudo/a o cabezón/a, simplemente es saber decir “cada uno tiene una opinión y no pasa nada por no estar de acuerdo”.

Por lo tanto, debes de confiar en ti mismo, saber que tus recuerdos son reales y que nadie debe de imponer su opinión sobre la tuya.

En Más Vida Psicólogos Antequera estamos aquí para ayudarte a salir de este tipo de relaciones. Contacta con nosotros.

Publicaciones Recomendadas
Qué es la ansiedad social y cómo detectarlamiedo al compromiso